Desmontando la falacia de la “Ideología de género”

 In Educación, LGTB, Sexualidad

Actualmente, podemos escuchar y leer a personas y supuestas personalidades de diferentes ámbitos hablar de la ideología de género. Ámbitos muy diversos, como la educación, la religión y sobre todo, desde la política. Personalidades políticas que se han propuesto luchar contra lo que ellos llaman ideología de género y todo lo que, según ellos, esto conlleva.

Pero, ¿a qué se refieren estas personas cuando hablan de ideología de género?, o mejor dicho, ¿qué pretenden utilizando esta expresión?

La ideología de género, es un término utilizado para tratar de desconfigurar el feminismo, su mensaje y sus logros. Para ello afirman que el feminismo no pretende lograr la igualdad entre mujeres y hombres, sino que las mujeres pretendemos “vengarnos” de los hombres.

Se considera que mediante el movimiento social del feminismo se quiere introducir en todos los ámbitos la ideología de género, especialmente en los colegios, para manipular a las y los menores.

Es decir, se pretende introducir un modo de pensar con ideas predeterminadas, de las que no se permite su cuestionamiento. Para ello, se valen de una serie de argumentos, en contra del feminismo y a favor de una serie de falacias maquilladas de pretensiones de igualdad.

Estos sectores, afirman que hay muchas denuncias falsas en relación a la violencia de género, cuando éstas sólo suponen el 0,01%. Niegan la existencia de violencia de género y se amparan bajo el mensaje de querer eliminar cualquier tipo de violencia.

Pretenden eliminar la variable género de la violencia, queriendo equiparar a mujeres y hombres en relación a la violencia que sufren a manos de sus parejas o exparejas. Afirman que los hombres también pueden sufrir este tipo de violencia y se les excluye del amparo de las leyes o se les castiga excesivamente.

Afirman que el sexo y el género, están determinados biológicamente y que la cultura y la sociedad no tienen nada que ver con el desarrollo del individuo.  Por tanto creen que los roles atribuidos a mujeres y hombres en la sociedad son producto de la biología.

No aceptan el matrimonio homosexual ni al colectivo LGTBI+, ya que sólo aceptan la idea tradicional de familia y la concordancia género-sexo.

Consideran que todos los logros conseguidos durante décadas y siglos, no son producto de las vindicaciones feministas, sino del avance natural de una sociedad cambiante.

Por estas razones, entre otras, el uso de este término y de lo que conlleva no me parece nada adecuado. Más aún, me parece una completa falacia, una manera de desprestigiar la lucha feminista y hacer ilegítimas sus vindicaciones. Tienen la intención de perpetuar y continuar con la sociedad heteropatriarcal en la que vivimos, manteniendo intactos sus privilegios.

Todas estas falacias que calan poco a poco en ciertos sectores de la sociedad, son realmente perjudiciales para la lucha feminista. Sobre todo porque las pretenden enmascarar bajo la falsa voluntad de lograr la igualdad. O peor aún, llegan a afirmar que dicha igualdad ya existe.

De modo que bajo estas creencias que tienen ciertas personas, colectivos y partidos políticos, las vindicaciones feministas se vuelven innecesarias.

Por ello, y ante el surgimiento y la propagación de estas creencias tan falaces es necesario desmontar todas estas falacias y falsas afirmaciones. Para así, mostrar que la lucha feminista tiene unos objetivos y vindicaciones legítimas.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search