Con todas las crisis políticas las mujeres siempre somos las más perjudicadas

 In Derechos, política, Violencia de género

Es innegable que estamos atravesando, tanto nacional como mundialmente, una crisis política enorme, y sobre todo, gravísima. Las ideologías más retrógradas y fascistas están subiendo a gran velocidad en todos los países europeos, y España, no está siendo una excepción. Además, esto no queda aquí, porque con todas las crisis políticas las mujeres siempre somos las más perjudicadas.

Como decía Simone de Beauvoir, No olvidéis jamás que bastará con una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Esos derechos nunca se dan por adquiridos. Debes permanecer atenta durante toda tu vida.

Es verdad, las mujeres hemos conseguido muchos derechos, aunque no los suficientes para vivir en una sociedad igualitaria con los hombres, y sin embargo, ahora que estamos viviendo de nuevo una crisis política y humanitaria a gran escala, las fuerzas que se alzan y que están tomando un mayor empuje, son aquellas que pretenden coartar los derechos y la dignidad de las mujeres. Son fuerzas misóginas y machistas.

Lo vimos hace unas semanas en Andalucía, con la gran subida de un partido como VOX, que hasta hace nada, no parecía tener cabida en la España actual. Sin embargo, no parece ser Andalucía un caso aislado, sino que la tónica parece que se va a repetir en muchas más autonomías y también a nivel nacional.

La entrada de este partido en las instituciones andaluzas, ha provocado una gran indignación, especialmente, entre otras cosas, por las propuestas que realizan en materia de violencia de género.

Estas propuestas incluyen la derogación de la Ley de violencia de género y de todas las medidas que discriminan a un sexo frente a otro, y propone una ley de violencia intrafamiliar que no distingue sexos. Es decir, no consideran que exista toda una sociedad patriarcal que refuerza la creencia de inferioridad de las mujeres respecto de los hombres y que las mujeres somos “posesiones” suyas. Los cinco asesinatos de mujeres que llevamos en 15 días de 2019 no son una prueba suficientemente real y demoledora para ellos. Pero sí, la violencia sí tiene género, y son los hombres quienes matan.

Proponen perseguir de forma efectiva todas las denuncias falsas en relación a la violencia de género, a pesar de que estas denuncias solo representan el 0,01% del total. Es cierto que hay muchos casos que se sobreseen, pero esto no quiere decir que sean denuncias falsas, si no que no ha habido, desgraciadamente, suficientes pruebas. Las denuncias falsas son ínfimas, y además, hay muchísimas mujeres que siguen sin denunciar por temor y miedo, y ahora aún más, ya que cada vez se encuentran más desamparadas ante las instituciones.

También aboga por la custodia compartida como norma general, sin tener en cuenta las situaciones de maltrato, afirmando, que los menores tienen derecho a tener relación con ambos progenitores, aunque su padre sea un maltratador. El menor tiene derecho a tener relación con ambos progenitores, es cierto, pero NUNCA, un maltratador va a ser un buen padre y si ha maltratado a una persona, en este caso a una mujer, no podemos confiarle la seguridad de un/a menor, porque, repito, NUNCA, va a ser un buen padre, ni una buena persona.

Finalmente, proponen derogar la ley del aborto, defendiendo la vida desde la concepción a la muerte natural. Nuevamente, nos impiden a las mujeres decidir sobre nuestros cuerpos. Somos como criaturas indefensas y pequeñas a quienes hay que proteger porque no se valen por sí mismas.

Todo esto, nos dejaría a las mujeres en una situación deplorable y previa a la democracia. Una democracia, que pese a todos los defectos que le podamos encontrar, que son bastantes, nos ha costado muchísimo conseguir. Sobre todo a las mujeres, a quienes no se nos sigue sin tratar como ciudadanas de pleno derecho.

Por tanto, ¡no dejemos que estas políticas entren en las instituciones!

Frenemos el auge del neofascismo más rancio, al que no olvidemos apoyan tanto el Partido Popular como Ciudadanos, quienes cada vez se retratan más y nos enseñan su lado más rancio, patriarcal, sexista misógino y troglodita.

No podemos no ir a votar, nos ha costado demasiado conseguir el voto. No sé si lo llamaría obligación, pero casi. Toda la ciudadanía tenemos que ejercer nuestro derecho al voto y que no vuelva a ocurrir la masiva abstención andaluza.

No podemos, nos saldrá a todas y todos demasiado caro, sobre todo a las mujeres.

Es por ello, ¡que os animo a todas y todos a que frenemos estas políticas neofascistas ejerciendo nuestros derechos!

¡VOTEMOS Y NO DEJEMOS PASO AL FASCISMO MISÓGINO Y PATRIARCAL!

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search