Mujeres en la República

 In Uncategorized

El 14 de abril de 1931 se proclama en España la II República, hecho que el pasado 14 de abril de 2019 cumplió 88 años. La consecución de esta II República no puede entenderse si la participación de las mujeres en ella, aunque ha sido un capítulo prácticamente olvidado en nuestra historia. Las mujeres en la república fueron fundamentales y consiguieron muchos derechos que hoy hemos recuperado.

Las mujeres lucharon por el derecho al voto, pero este no era su única petición, sino que también reclamaban el derecho a la educación y alfabetización de las mujeres para poder ser independientes y autónomas en una sociedad dominada por la religión católica, que nos quería sumisas. También clamaban por su independencia económica y laboral y por el acceso a métodos anticonceptivos.

Todas estas vindicaciones venían haciéndose ya desde mucho tiempo antes de la proclamación de esta nueva república, sin embargo, estas reclamaciones nunca antes habían sido tenidas en cuentas hasta este periodo. Las mujeres en la república vieron una oportunidad fundamental.

Con la aprobación de la Constitución de este gobierno, se da un paso, aunque en un primer momento, legislativo, que acerca a las mujeres poco a poco a la igualdad con los hombres.

Esta constitución en su artículo 25, y gracias a la protesta de Clara Campoamor consiguió que se incluyera el sexo como un elemento que no podía ser elemento de privilegio jurídico.

Del mismo modo, ahora en el plano laboral, el artículo 40, tanto los hombres como las mujeres podían ocupar cargos y empleos públicos. Se prohibieron las cláusulas que permitían despedir a las mujeres al casarse o por maternidad y se aprobó la equiparación de los salarios.

Se protegía a las mujeres en el trabajo con el artículo 46, se consideraba que el matrimonio debía fundamentarse en la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer, pudiéndose disolverse a petición de cualquiera de los cónyuges. Y esto llevó a que en 1932 se aprobase en España una de las leyes del divorcio más progresistas de Europa.

Se eliminó también el delito de adulterio aplicado solo a la mujer.

En relación con el voto femenino, en primer lugar, el 8 de mayo de 1931 se aprueba un decreto por el que se concede el derecho al voto a los hombres mayores de 23 años y se les otorga a las mujeres el derecho a ser elegidas diputadas. En junio fueron elegidas dos mujeres: Clara Campoamor y Victoria Kent, posteriormente también Margarita Nelken, siendo la primera la más firme defensora del voto femenino.

A pesar de los avances que supuso la república en España, se seguía muy reticentes a otorgarles a las mujeres casadas el derecho al voto. Por una parte, se consideraba que la disparidad de opiniones podía causar discusiones y problemas matrimoniales innecesarios, y por otra parte, que las mujeres no estaban todavía suficientemente escolarizadas y alfabetizadas para poder tener un criterio adecuado, hecho que podía poner en peligro la República.

Sin embargo, finalmente, y no con dificultades y enmiendas, especialmente basadas en la biológica e irracionalidad innata de las mujeres, se decide conceder el derecho a las mujeres de sufragio ya que el voto de las mujeres pudiese poner en peligro al gobierno, no era una razón suficiente para negar un derecho legítimo.

Finalmente en octubre de 1931 se aprueba el derecho al sufragio femenino en España y en el año 1933 por primera vez las mujeres pudieron votar.

Incluso en el 1936, la ministra de salud, Federica Montseny, comenzada ya la guerra, consiguió legalizar el aborto.

Tanto el derecho a la escolarización, al divorcio y al sufragio, venían demandándose por las mujeres desde hacía años en España, y la II República supuso un hito en la consecución o en el inicio de la consecución de muchos de ellos.

Sin embargo, el golpe de estado truncó todos los derechos adquiridos y peleados con tanto esfuerzo por las mujeres. Sin embargo, las mujeres no se rindieron con el mismo. Participaron en las milicias al igual que los hombres, aunque finalmente fueron relegadas a un segundo plano. A pesar de ello, siguieron luchando, ya no había marcha atrás.

La II República supuso un avance espectacular en los derechos de las mujeres, sobre todo a nivel legal y formal. La mujer consiguió empezar la conquista del espacio público y no quedar siempre relegada al espacio privado y doméstico.

Sin embargo, el 1 de abril del 1939, con la derrota de las tropas republicanas y la llegada del dictador y fascista Franco, la sociedad y en especial las mujeres españolas si vieron sumidas en la oscuridad y en las tinieblas de las que costó más de 40 años salir y que ahora, año 2019 nuestros derechos vuelven a estar amenazados.

Las mujeres en la república tuvieron un papel fundamental reclamando y consiguiendo sus derechos, sigamos su ejemplo, luchemos también ahora.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search