Sofonisba Anguissola una pintora invisibilizada

 In Arte

El Renacimiento es uno de los periodos más importantes a nivel artístico de la historia, y dentro del arte, también a nivel pictórico.

Esta época se caracteriza por la innovación, la búsqueda del conocimiento y la importancia de la razón. Pero siempre que todo este conocimiento provenga de un hombre, ya que a las mujeres se las sigue teniendo a un lado.

Muchas veces son las que se ha oído hablar sobre artistas como Leonardo, Rafael, Tintoretto o Miguel Ángel y se han alabado en gran medida sus obras. Sin embargo, pocas personas habrán escuchado hablar acerca de Sofonisba Anguissola una pintora invisibilizada.

Todavía en el siglo XXI las mujeres artistas tienen dificultades para poder hacer valer sus obras en un mundo en el que todavía persiste una notable hegemonía masculina. De modo que no es de extrañar que la situación de las mujeres en el siglo XVI fuese bastante peor y lo tuvieran todavía más difícil.

Sin embargo, en este siglo y entre muchos artistas de gran renombre y calidad, encontramos una artista mujer que logró, no sin mucho esfuerzo y a pesar de todas las dificultades, hacerse un hueco y ser considerada actualmente como una de las y los artistas más relevantes del Renacimiento. Aunque han tenido que pasar siglos para lograr dicho reconocimiento.

Ella es Sofonisba Anguissola una pintora invisibilizada.

Sofonisba nace en Cremona en el seno de una familia noble y culta, y en la que su padre y su madre se esfuerzan por darles una educación artística a sus hijas, llegando 4 de ellas a ser pintoras y de entre las que destaca especialmente Sofonisba, quien se formó en talleres italianos muy importantes de la época, como el de Bernardino Campi y Bernardino Gatti. Incluso Miguel Ángel Buonarroti le dio clases durante un tiempo.

Pero Sofonisba era una mujer, hecho que le impidió y limitó en muchos aspectos artísticos. Por ejemplo, las mujeres no tenían permitido el dibujar desnudos, de modo que tampoco pudo aprender.

Así que se centró en pintar aquello que sí que le estaba permitido como los retratos, llegando a ser una retratista excelente.

Tanto fue la calidad de su obra, que esta llegó a oídos del rey español de la casa de Austria Felipe II, quien la invitó a la corte y la nombró dama de compañía de su tercera esposa Isabel de Valois.

Allí, lejos de renunciar a su gran talento y pasión, realizó diferentes retratos de gran calidad de la corte española, retratos que durante mucho tiempo han sido atribuidos a otros pintores de la corte, como Tiziano, Sánchez Coello o Zurbarán.

Esta creencia permanece y Sofonisba es olvidada hasta la década de los 70 del siglo XX, cuando un grupo de historiadoras norteamericanas deciden rescatar las obras de numerosas artistas mujeres olvidadas y borradas de la historia.

Con estas obras realizaron una exposición, Women Artists, 1550-1950, la primera exposición de mujeres artistas, en la que se redescubren artistas como Sofonisba Anguissola.

Por tanto, se podría considerar a Sofonisba Anguissola una pintora invisibilizada simplemente por ser una mujer.

Todavía quedan muchas acciones que tomar y artistas que descubrir y poner en relieve su obra, pero la historia y la obra de Sofonisba Anguissola ya forma parte de la historia del arte visible.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search