Un Mundo Sin Hombres. El País de las Mujeres.

 In Libros

UN MUNDO SIN HOMBRES. EL PAÍS DE LAS MUJERES

El país de las mujeres de Charlotte Perkins Gilman es una novela de ciencia ficción feminista en la que relata un mundo utópico. Un mundo sin hombres. El país de las mujeres.

Charlotte Perkins fue una de las novelistas más relevantes de la ciencia ficción en los albores del siglo XX, destacando El país de las mujeres.

La autora consideraba, desde un pensamiento optimista, que la sociedad en la que vivía y en la que las mujeres seguían viviendo la desigualdad y la opresión respecto al hombre, se podía cambiar.

Albergaba la esperanza de un futuro lleno de posibilidades para las mujeres que fuesen más allá del hogar, el matrimonio y la maternidad.

Desde este punto de vista escribe el País de las Mujeres. En la novela critica de forma sutil y mordaz la sociedad capitalista de principios del siglo XX, la industrialización, los roles y la socialización de género y la educación en la infancia.

La novela cuenta las aventuras de tres jóvenes exploradores decididos a encontrar y conocer el País de las Mujeres. Es narrada desde el punto de vista de uno de ellos, Vandyck Jennings, un observador y analítico sociólogo que relata y detalla pormenorizadamente cómo es un mundo sin hombres. El país de las mujeres.

No es casualidad que el narrador sea sociólogo, ya que Charlotte Perkins tenía formación en esta disciplina y creía que esta podría ayudar a la sociedad a ser más justa y equitativa. De este modo la autora relata su forma de ver el mundo tras un narrador masculino.

El país de las mujeres es una sociedad de tres millones de mujeres y ningún hombre. Se reproducen mediante partenogénesis (asexualmente) después de los hombres se extinguieran.

Aquí las mujeres no tienen instinto sexual. Al no necesitarlo para la reproducción se ha extinguido. La autora no consideró que las mujeres pudieran tener deseo sexual hacia otras mujeres y/o sin la finalidad reproductiva. O quizá, por diversas razones, no quiso/pudo reflejarlo.

En este mundo, las mujeres no necesitan a los hombres para reproducirse, ni para sobrevivir ni para mantener la economía.

Las mujeres no se encuentran limitadas en ningún aspecto por la maternidad. Más bien lo contrario, la maternidad y las hijas es el bien más preciado de la sociedad.

De este modo, Charlotte Perkins refleja su pensamiento de que la mujer debe liberarse del papel que se le ha asignado socialmente en base a la biología como reproductora de la especie humana.

La sociedad de este país se basa en la sororidad entre las mujeres que lo componen. Todas las mujeres se cuidan y protegen.

Cuando los tres exploradores alcanzan el País de las mujeres y empiezan a conocer su funcionamiento y características, se ponen de manifiesto las abismales diferencias que existen entre el mundo del que vienen ellos, el mundo real, y el país de las mujeres.

La sociedad del país de las mujeres se basa en la ayuda mutua, el compañerismo y la sororidad. En cambio el mundo del que provienen los tres exploradores persigue la victoria, la competitividad y la lucha. De esta forma la autora refleja como en un mundo sin hombres es posible que no exista la competitividad, la agresividad o el nacionalismo extremo.

A medida que los tres exploradores conocen este país se van dando cuenta, y al mismo tiempo avergonzado, de las profundas diferencias que existen entre sus mundos.

Ellos les tratan de explicar a las mujeres el papel que tendrían en su sociedad. Un papel que ellas encuentran tedioso, desagradable, aburrido y para nada apetecible. Tampoco entienden cómo las mujeres de este mundo pueden encontrarse a gusto con él.

Esta clara crítica a la división sexual de la sociedad en la que vive Charlotte Perkins se ve reflejada a lo largo del libro a medida que los tres compañeros conocen mejor la sociedad de las mujeres. Poco a poco se van cuestionando la sociedad de la que vienen y el papel que en esta tienen las mujeres.

Sin embargo, uno de ellos, el que tiene unos pensamientos y comportamientos más patriarcales, no acepta en ningún momento el modo de vivir de este país, encontrando siempre la superioridad en su forma de ser y de pensar. Trata de someter a las mujeres del país, en especial a la mujer de la que al final se enamora, lo que le conlleva la expulsión de este país.

En conclusión, en esta novela utópica, Charlotte Perkins Gilman explica un modelo social alternativo que tambalea los cimientos de la sociedad capitalista y patriarcal de principios del siglo XX en la que vive.

De esta manera plantea que es posible la liberación de la mujer si se desliga del papel que se le ha asignado tradicionalmente por su función biológica reproductora.

Además, refleja como los hombres, mediante educación, al igual que los protagonistas del libro (aunque no todos), pueden cambiar sus pensamientos e ideas.

Unos cambios, tanto la liberación de la mujer como el cambio en la educación del hombre, imprescindibles, para una sociedad mejor y más justa.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search